Translate

pagina principal

miércoles, 5 de junio de 2024

MAGNOLIA

MAGNOLIA 


Era la hora del encanto
los crisantemus rociaban de verdor 
las orquídeas acabadas de morir sobre sus tallos,

El ambiente llamaba a recostar el pensamiento
en suspiros
a tender el poema en aras de las doncellas
habia una puerta roja
una ventana media abierta.

Un solitario jardin que daba hacia la calle,
Un olor exquisito circundaba el ambiente
precoz el olfato penetro los hasta el alma
y elevo los pulmones al suspiro .

Olia como  una mujer desnuda
acabada de salir de las vivas aguas del Nilo
de los manantiales exquisitos de aguas salvajes
moria la nostalgia, vivia el minuto subversivo.

era una magnolia que colgaba de su rama 
flor que nace de la diosa de la belleza
era de matar ese olor al amante solitario
era el dulce nectar de la miel y los cerezos del campo.


Autor : Hilario E. Lopez©

lunes, 27 de mayo de 2024

AMBICIOSO AMOR

AMBICIOSO AMOR

No vayas a llorar 
susurando me dijo al oido
recostabase sobre mi hombro 
como oliendo el suave enervante de nuestros perfumes 
aun sofocados por la ultima lucha apasiona 
lujurioso beso que nos llevo desde la mesa de estar
hacia la puerta 
a la despedida en el Hotel.

Yo le mire fijamente asustado
silencioso, intrigado
melancholico, como presagiando catastrofico destino.
tres años de visitas a la ciudad
que me acobijaba
morena, sublime de ojos cafres
de labios blondos, de piel morena.
el olor a despedidas en el hall del aeropuerto
"No vayas a Llorar"
me susurro por segunda vez 
y me abrazo con pasion desenfrenada 
propia de esos amores imposibles 
prohibidos, 

me dejo ese sabor acre de la despedida
Tres meses después 
iva tomada del brazo hacia el altar
con los ojos llorosos,
sus labios carmin
y con el disfraz blanco de seda 
como una doncella.

Juro amor por siempre 
a su Marido, alla en una ciudad lejana 
lejos de mis brazos
lejos de mi amor.


Autor: Hilario Esteban©



sábado, 4 de mayo de 2024

GARZUL

 GARZUL

Era una muchacha loca
le conocía muy bien
 anduve algunos años
alocando la efímera existencia 
acompañando sus pasos perdidos;
de ojos garzos, 
tez anglo, 
labios delineados como botones de rosa 
de cuerpo blondo,  contornada por manos divinas
con lunares su cuerpo
a manera de estrellas en el vasto cielo
su sonrisa divina 
la funda de sus hombros 
bañaba hacia su pecho
un collar de tatuajes 
que recitaban su loca vida.

Yo viejo, 
mas de una decada sobrepasaba yo su edad
de mirada  tosca, 
rostro reprobo, 
de pensamientos vagos
pecador de nacimiento.

no coindian nuestros pasiones
nuestros deseos pecaminosos 
eran incoherentes
de joven hubiera dado mi vida 
por la de ella,
testigo fui de los cristales
tibios de sus lagrimas,
de la febril seda 
de la piel de sus manos.

Coincidimos en el laberinto de la vida
Ella era por mi, en los bajos cataclismos de mi vida;
era yo 
el soporte en el momento catastrófico de su existencia.



Autor: Hilario E. Lopez



sábado, 20 de enero de 2024

ERROR

 ERROR



Era un dia soleado
el grupo de niños caminaban apresurados 
calle abajo
Ella iba adelantada
 acompañaba a su hermana, 
su prima  platicaba de sus amores.

Le mire como mira el mozo a la recien llegada
nunca me había percatado de su esbeltez
la gracia de su acento
el porte de su sintura,
el color de su tez.

Les acompañe por el trecho del camino,
Ella sabia que les acompañaba.

Tenia que separarme de ellos
apresure el paso,
senti de pronto 
el súbito surgimiento de la atracción 
el susto de mi alma;
nunca senti tan cerca su áurea,
el olor de su cuerpo.

les interumpí:

Tengo que irme!

Te vas? 
me pregunto.

y un movimiento de incompetencia se apodero de mi.

Si!
le respondí.

se detuvo 
camino hacia mi
inclinose, 
sin esperar, abrió sus brazos 
le abrace, 
como quien abraza una muñeca 
de rosas
con temor de profanar 
el algido gemir de sus suspiros;
al intento brusco de besar su mejilla
a manera de respeto, 
a manera de despedida;

pero en el paso presuroso de los rostros
confundimos el lado direccional
y su boca cayo sobre la mía .

Mis labios mustios despertaron
como libélulas asustadas
senti el humedo vertice de su boca,
su gruesa comisura  
como un botón de rosa mojada 
por el sereno de la noche,
senti morir de pena;
el armagedon hubiera llegado
inminente la muerte 
en paz la hubiera aceptado.

Abrio sus ojos al instante, 
habia sido testigo de la tormenta que había pasado,
sus ojos claros de inocencia
hembra madura 
se sintió como una puberta;
sonrrojo su nariz
y su pecho se desvanecia  una melodia.


callada incolumne la desdicha huia.

eterno fue aquel momento.

Me separe subito 
como para matar aquel sentimiento
para evitarle hacer nido en mi alma
en mi corazón somnoliento.

Ninguno noto aquel momento subversivo
ninguno apresuro la mirada 
para observar lo indebido.

Con altura, 
con mucha altura,
ella me miro fijamente,
interrogando,
con un movimiento de su cabeza,
con un levante de sus cejas 

esta todo bien?

yo asentí que si,
de la misma manera 
movi mi cabeza dormida

Estas seguro ?

le entendi, 
 cuando pregunto con dos movimientos de su mano.

movi mi cabeza arriba abajo 
diciendo: que Si 
con un apapacho de boca, 
recalque. 

Sonrio, sonrrojada
el brío de su nariz
en su transpiration inesperada
le delató lo que sentía,
mutuo sentimiento .

perturbada;
inapropiada su postura,
anormal su estancia del dia,
aun extasiada 
levanto dos veces la mirada
la tercera 
levante mi mano, 
para decirle adios.

Autor: Hilario Esteban López©
2024