Translate

viernes, 12 de enero de 2018

"LA JARDINERA"


LA JARDINERA

Tu plantastes la semilla ¡oh jardinera!
abriste un surco donde el terron agrario
era de hambre construido,
bajo la zarza, mata de holocausto
arrancaste de golpe lo que no servía.

Yo, fui terco como una piedra,
pero aun las piedras tienen su belleza,
un quicio de desgaste,
que encaja en la moldura, lado a lado de la cantera, .

De castañas cascaras cubriste la desnuda tierra,
donde antes el frio hería,
sabiendo que la semilla,
en su tiempo violento cual prematura cría
apresurada desde la tierra salía.

Tus pies de extranjera, anduvo a tientas
ungiendo mi pasión desnuda,
de alabanza llenaste tu boca
donde a febril beso sonaba tu saliva ;
y me llevaste hasta tu pecho
donde dormito  placida mi  cabeza .

De tu mano, veía iluso caer un sari
danzando con el viento
deslizarse el cobertor de lana
desnudando tu  oval ombligo, cicatriz de la vida.

bajo el kazebo antiguo
murmuraba tu boca que me quería.

¡Ah!
pero dejaste plantada la semilla
murió el grano, hincho su brote y salto a la vida.

tus piernas guerreras dejaron la huella,
ocultaste en tu alma el apodo de mi nombre
mariposa que de repentina metamorfosis
saltastes asustada, sin decir porque.

A tu voz debo el ansia que en mi pecho muere
a tu pulida piel de porcelana;
donde se viste el sol
alla es tu vergel, alla tu cimiente de primavera;
este es el fruto de mi tierra
el verso recostado a la vera;
tu no tienes la culpa
tan solo yo por amarte,
 cuanto te amo, mujer jardinera.

Autor:Hilario de Jesus Esteban Lopez©
Colecciones VCC.
2017.

martes, 9 de enero de 2018

"TODO TIENE SU BELLEZA"


"TODO TIENE SU BELLEZA"

Seguiré ese camino construido
esa vereda donde los pasos
algunas veces refunfuñan 
pero no ansían su regreso,
donde la niebla de la melancolía reposa
y la espina tiene sabor a olvido, 
pero la perdono por obsequiarme la rosa;
donde los riscos, hacen mas ameno el peligro
y la adrenalina tiembla el corazón, a millas por hora,
y se aferra la mano al unico eslabón de la vida
para no caer al vacío.

Yo he visto el paso sigiloso, el pie descalzo de una doncella
temeroso a la orilla del abismo de mi alma
venir e irse por el mismo camino donde hubo venido;
mujer que ha sembrado en mi alma la vida.

Aun el corazón mas silencioso tiene su risa
de niños pubertos en su primer picardía
y las almas soñadoras se encabritan visionarias
en hazañas clandestinas
perdidas en los otoños cuando el sol en su despedida
desparrama lúcido su rayo de fuego.

Yo he saboreado el dulce nectar de la desilusión
el calor en la piel cuando quema el aquilón,
he visto la belleza en la hoja triste del otoño 
pronta, con su ultimo color de muerte;
he visto el agonico desencanto esfumarse inerme
tras la última lagrima en la mejilla de un niño .

Primor de media noche a mi oido
aunque responda tímido, tembloroso
insociego, pero con franqueza;
como una flor en mi mano te aguardaré.

El agridulce sabor en el aire es pasajero,
aun las torpes piedras devanadas en el lodo
exánimes tienen su belleza,
no dudes, me veras sonreír  incluso 
en el mas triste recodo,
y si tu boca prorrumpe indecisa un leve deseo
murmurando cual bohemia mi humilde apodo
si tu mas intima fuerza me dice ¡Ven!
por ti, Amor mío,  
lo dejaré, todo.

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez.
2017