Translate

sábado, 2 de marzo de 2019

"EL IDOLO AMADO"

"Rodin"


"EL IDOLO AMADO"

No es la carne manchada del evadido pecado,
el beso despedazado por el tiempo,
ni la figura evolutiva de tu cuerpo en mis manos
de torpe alfarero;
no es la ensoñacion  de ti, 
ninfa esculpida por ese rayo de luz
desde el buro de los sollozos;
ni tu cuello de lis levantando el menton
para sentir el ultimo beso,
ni el puvis abierto a la intemperie
rojo carmín donde surcaba el amor en carne;
ni el acto clandestino de tus manos,
no fueron tus ojos provocativos penetrando mi mirada,
ni tu rictus hinchado muriendo dentro de mi boca.
Amor mío, no fueron las locas pasiones 
de dos cuerpos desarropados, 
buscando el terron de la tierra 
donde plantar la semilla.

Fueron tus emporios de amor desde el alma,
tus manantiales insociegos desde la nota 
que pulsaba tu boca,
los pétalos que dios te dio en la sabana de tu piel,
los mirages fantasiosos en el éxtasis
desde las alas de tus levantes,
en las hondonadas de tus carnes, fue mi tumba.
Tu saliva el elixir a mi paladar;
el musgo intimo innombrable.
Fue tu amor el culpable de mi locura,
el ishco que no respetamos,
la astilla que corrompe 
hasta el agridulce sabor en el verso,
fue tu amor, fuiste tu,
 eres el alma de estos versos.

Olvida la quimera de tu altar,
si me escuchas con el alma, responde;
si tan solo en una mueca, bostezo amor tu corazón ,
si tus ojos pasaron 
cual libélula en el agua de mis versos,
e insociega busco tu alma esconder
la inhibición indiscreta de un suspiro
que te arrancó el recuerdo;
ya estas cerca de mi.
Si tu corazón palpitó y  sollozaste de súbito 
al punto del vertigo inesperado y lerdo;
llámame de la nada, de la incognita absuelta,
de donde me despidió tu ultimo beso,
donde se quedo en mí, tu ultima mirada,
donde gorjeamos el ultimo adios;
allí estaré, cual penumbra en tu sombra
cual beato ante el altar,
no lo dudes,  buscame,
aqui estoy,
ámame, amándote estoy.


Autor: Hilario Esteban Lopez©

viernes, 1 de marzo de 2019

"PRETEXTO"

(A. Anglada sculptor)


PRETEXTO

Como un puberto
con la excusa exigua,
siempre te escribo
para sentirte cerca de mi.

Con algún pretexto mis manos atañen
este verso sobre el papel:
la clara luz de los otoños
saben que  deseo tu voz.

Las lineas verticales de los rascacielos
se disipan en las alturas
como tú, 
efímera en el firmamento de mi verso.

Este volcán latente que fue nuestro,
toda la fantasia del mundo
en el amor primavera de tu boca.

El blanco despertar de los inviernos
me semeja tu alma;
cupidos perdidos pasan sin detenerse
como revelación de mis ansías.

y se vuelven azules los arboles
de tanto esperarte,
azul oscuro de la noche
y las mañanas con sabor a desvelo.

En la comisura de mis labios
el rastro invisible de tu boca
como la huella de un caracol sobre la piedra,
se escurre minúscula.

Pero no importa;
será otro día mi alma,
sin tí,
Amor, te llaman mis labios,
te nombran, para decirte :
¡Te amo!

Autor: Hilario Esteban Lopez©