Translate

pagina principal

domingo, 23 de agosto de 2020

"MIENTE MI CUERPO"

 MIENTE MI CUERPO


Cuando la boulevard bulliciosa

se arropa con su sabana de tinieblas, 

se bajan las persianas

y las luches de los postes

se encienden por naturaleza de la noche.


Miente mi cuerpo, que te abrazo.


el caracol oblicuo de los sueños 

traja el corazón vacío de tus besos.


El murmullo silencioso de la noche

te llama desde la basta quietud,

me sumerjo cual piedra al agua,

cual flecha que se incrusta en la carne

el recuerdo me apuñala;

y duele tu nombre en mi boca,

hay cosas que se escapan de las manos,

las pretende olvidar el fiero tiempo,

pero jamas,


jamas se borran del alma.


Autor: Hilario Esteban Lopez©

 

martes, 4 de agosto de 2020

"UN SOLO VERBO"

UN SOLO VERBO





Era un nudo amarrado con la misma hebra,
curva lujuriosa de dos cuerpos,
feretros de carne
donde el alma hacia la amalgacion exagerada.

La boca evolutiva de gestos procrastinados
los pechos aprisionados contra la carne;
los muslos manchados de perversión,
éramos nosotros, un solo verbo.

Había fallecido la cordura,
el momento aquel,
ballet de perla en tu cintura,
y a poco, ola bravía, relámpago que suena a lo lejos
y la música propia delas carnes en humedad.

Eres el vino que trasiega mi garganta,
el Poema que recuerdo
el vicio exacerbado de mi corazon.

¡Eres Tú! 

Ator: Hilario Esteban Lopez©

sábado, 1 de agosto de 2020

AMENAZA"

AMENAZA




No te atrevas a volver,
a hilar las alas rotas, 
a caminar descalza 
por el umbral oscuro 
de esta caótica alma, 
de este ser 
inevitablemente pecador.

No pretendas volver
con tus labios albos de amor
a esta boca sedienta;
con las palomas desnudas de tus pechos
a esta jauría de relámpago y trueno.

No vuelvas a posarte sobre la rama
donde gorjeo mi último canto.

¡No vuelvas!

por que si vuelves...

¡Te amare, una vez mas!

Autor : Hilario Esteban Lopez©

domingo, 26 de julio de 2020

"DISTANCIA"

DISTANCIA


Cuando se siente venir 
y la distancia es una enfermedad,
solo nos resta escribir. 

Quien aun, ante el azote de la enfermedad
reza por mi?
Quien en su negra noche de pena y desvelo,
ansiosa emerge de rodillas por mi?
Quien si tributa amenaza el desleal tiempo
mete mano y ofrenda por mi?
quien, si hubo hambre o sed que soportar
lo soporto por mi,
si aun el magro bocado
no llego a sus labios,
sino a mi gelida boca?
oh! que amor por mi.

quien ante el verdugo, puso su espalda
tragó  la amarga pena en soledad,
la boca hinchada, el llanto encubrío;
impune de tiempo, 
¡Que crueldad!

Quien recostóme sobre su hombro
al verme desfallecer en llanto 
por amores tontos, 
conmigo en silencio  lloro?
quien presto el vientre
procreando a este ingenuo
que escribe hoy?

¿hare desdén a su queja en su decadente edad?

Ella, la de pelo cano, 
cansada mirada,
que aun con su débil mano bendice mi frente,
aunque en el olvido de mi deber
sienta morir de nostalgia,
siempre abrira sus brazos
para estrecharme sin represalia, a mi.
Ella, la que en su tembloroso paso
siente a veces no dar mas,
Ella, mi madre, no habrá otra , nunca jamas.

Autor: Hilario Esteban Lopez©




miércoles, 22 de julio de 2020

"YO FUI"


YO FUI

Yo fui un hombre lúcido
de piel morena, pelo razo
con cierta vergüenza en el alma.

Pero me llego tu amor
un dia de madrugada,
como de sombra fue mi suspiro.

Emigrada, llegabas al nido
yo  analfabeto de verso,
suspiraba la pubertad.

Volaste, mariposa de paso
cuando eras una niña,
cuando el enjambre de tu risa,
me picoteaba la piel.

Preludio enmarañado de sentimiento.

desde ese día el verso me doblega,
como un lirio en la quebrada.

Y la noche se me encarama en mi, 
 apasionado; 
como un caracol herido de pereza,
siento penetrar el alma.

todavia cuando escribo un verso,
Pienso en Tí.

Autor: Hilario Esteban Lopez©

lunes, 22 de junio de 2020

"OSTIA"

OSTIA


Voy a abrazarte 
donde no estas,
donde los altares de tus  besos
arden como velas soliloquias,
donde se amancipa mi alma de la realidad,
y la utopia como una tragedia 
de virgenes funestas 
cae sobre mi cabeza a manera de versos.

donde caminas desnudando tus pechos
como dos algas de amor
lacerando mi piel,
ostia a mi boca pecadora,
eso, 
eres tu,
ofrenda que redime del fango del olvido,
flor que alcanzan mis labios
para arrancar los pétalos de un poema.
Yo soy, el eremita hincado ante tu amor
el amoral consagrado a tus pies
que surca el abismo de la soledad
para arrancar la melodia de tu cuerpo.

he aqui el efervescente nardo
 diluido desde mi corazón,
alabastro que rebosa por tu amor,
huella que marca el limite de mi alma,
tu eres mi poema, 
y el amor, 
mi consagración. 

Autor : Hilario Esteban Lopez©

viernes, 19 de junio de 2020

"SACRO"




SACRO
(A mi padre mi mejor amigo)



A veces me despierto pensando en ti,
queriendo llamar tu nombre
platicar desde la cárcel almidonada de tiempo ,
reír bajo la sombra del recuerdo,
rascar la cosquilla pretérita,
caminar torpes en utopías
calle abajo en las avenidas del pueblo.

Y disfraza mi cara una llama de alegría
breve, leve, fugaz,
efímera, cual humo diluido desaparece;
y no;
el punzante sacro dolor
me despierta ,
y sé que te has ido,
bajo el albo sereno de la noche,
tras la lápida fria
de un mármol desconocido...

                                y te recuerdo,
                        y duele...


Autor: Hilario Esteban Lopez©
    

sábado, 6 de junio de 2020

"PODRAS"

"PODRÁS"

"hay ciertas amputaciones necesarias...
para poder seguir..."

Podrás enterrar el recuerdo en el fondo del olvido,
borrar las huellas de mis besos
en la sepultura infame de otra boca;
acallar mi voz ausente
al gemido de otra  indecente;
podras purificar con legia
la saliva que aun te persigue de mi labio.
Lacerar tal cual crucificado
mis amores profanos,
mis rencores por no tenerte;
mis muecas de orate.
Podrás llenar de rezos el santuario de tu alma
tu boca rebosarla de homilia,
de cánticos celestes 
para excomulgar la sombra de la mia.

Podras batir ardorosa tus alas
buscando el empuje de otra espada
derramar el jugo de tu vid
que para mi fue sagrada;
podrá tu mano herirme a lo lejos 
causar el impudor de una bofetada;
tu olvido rasgar el velo de mi memoria.
Podrás como un mártir 
dejar caer mi cabeza
sobre la tumba del desprecio;
Podrás juzgar con certeza mi terca rebeldía.
Podrás huir para siempre de los lugares 
en los que estuvimos a solas los dos
pero no podrás nunca apagar el amor
de aquel que te ama todavía.

Y sin embargo
sin embargo desear que seas feliz 
y decirte en silencio:
 Adios!

miércoles, 20 de mayo de 2020

"CON LA VIDA"

CON LA VIDA

Hay poetas que aman la poesía
exacerbados del verso,
intelectos de la rima;
pero yo analfabeto 
tarareo lo que hay 
en mi alma para ti;
Amor, amor mio, 
te quiero con la vida.

Te amo a morir
a confundir por rosas, los claveles
por caricias los silencios de tu boca;
el trago efervescente en mi garganta
que añora tu saliva,
ahoga el alma.

Amor mio, como cuantas veces 
te digo adios!
y si acaso aun te amo,
Perdóname!  te quiero con la vida.

Autor: Hilario Esteban Lopez©

domingo, 5 de abril de 2020

"MOMENTO"

MOMENTO

Me subyugan los narcisos que caen a tierra
vencidos somnolientos,
como cabeza de hombre
hambriento de amor
sobre el blondo pecho de una mujer.

Me subyugan, los pétalos de rosas
abiertos como labios en espera de besos,
las dalias que marchitan sus hojas
fruto del inclemente  frio.

Me subyuga, las ausencias prolongadas
de la mañana sin los pájaros que trinan
los efímeros rayos del sol 
que se esconden tras los copos turbios
de borrascas amenazantes.

Pero llega la hora de amar,
de hablar de ti en el verso
de llevar gladiolas en las manos 
a manera de pendientes caricias.

y languidecen  las horas de celos, 
y los  mirlos cotejan sus cantos 
llamándote desde la nada
flor silvestre que creces en el tiempo.

Mi corazón aun te ama,
mi locura y mi sinrazón, 
 jugo de higo
palpitar de mi corazón;
 y qué importa! si no estas conmigo

Yo, suspiro por ti... 

Autor: Hilario Esteban Lopez©

sábado, 28 de marzo de 2020

"SE LO DIJE"

SE LO DIJE

                             _No soy tan bonita_ replico.

No fue lo que vieron mis ojos incultos,
la ultima vez en esa oficina, murmuré.:
Su pelo lacio como un pergamino de lana
caía desde el otro lado de su cabeza,
sus ojos garzos, como dos esmeraldas incrustadas
en los mármoles impecables de una diosa romana;
mientras me clavaba la mirada 
bostezando una sonrisa timida, leve
como una pena escurrida de una chiquilla de ocho años
cuando se siente avergonzada por primera vez;
un mechón de su lustrado pelo
le acariciaba vencido sobre la quijada,
sus labios exacerbados de finura
dos botones de rosa
que se abren a la luz del sol.

Antes de responder, giro su cabeza
discretamente, si acaso el jefe le observaba
y luego la mirada de sus ojos
arrebataron esa conmoción fortuita de los míos.
 Su cuerpo curvose sobre el archivo
para revisar algunos documentos,
y vi su tez genuina, rosado de vida,
su expresión diafana, cuando sonreía;
era la diosa que se levantara de las olas 
de un mar apacible,
se levantaba como una mole en mis letras:
se paralizaron las expresiones,
los momentos incautos,
el alacrán de la vergüenza que vivía en mi boca
moria aplastado por el privilegio, ante sus ojos.

Había durado apenas un minuto
me pareció una eternidad,
y todo lo de  poeta 
que vive en el interior de todo hombre 
surgió derepente, impetuosa ola,
verso inmerso en el tiempo.
La gelida madrugada se extendió hasta ese momento
un ataque de deseo, supero la razón,
un hombre insaciable por ese alimento del alma;
no todo es sexo, sino, todo puede ser poesía.

Me regalo su voz, su sonrisa, su pelo a distancia;
enderesoce gracil, como un cisne desde el agua,
con unos folios sobre sus manos,
pasó, junto a mi,
sosegada,
como una paloma zurita,
acostumbrada al tormentoso ruido del mar,
esbelta como una ola que cabalga sobre la roca
moldeando al caer esos bancos de la arena.

Ella,
tenia un trabajo prominente;
yo, un inculto, frente a un operativo windows estropeado
sin emporio de letras, de piel morena
pelo raso, de complexion aborigen,
con una sed insaciable
de esos animales salvajes
perdidos en la selva,
mi ansia relinchaba como un caballo.

Se iva  y al despedirse 
dejaba la soledad innata de las cavernas.
Y  cae la noche y escribo.

Y un día; 
Se lo dije,
con todo el poder que confiere el sentimiento atrapado
en el alma.
Se quedo en silencio,
con un suspiro apretando su pecho
fatigado al salir de sus entrañas
y por fin escuche su voz menuda
mas leve aún, a mis tímpanos 
que rogaban por escuchar su melodía. 


Autor: Hilario Esteban Lopez©





sábado, 21 de marzo de 2020

"RÉQUIEM"

RÉQUIEM

la ciudad esta vacía
murmura la noche que dejaron los cuerpos 
sus andanzas de repente.

las calles como lúgubres pasillos
bostezan perezosas un gruñido de silencio.
la muerte se asoma a puntillas
con el disfraz molecular del viento que respira.

tras la empinada mole de los rascacielos 
horizonte de perla, prófugo olvida su brillo.
perdiendo sin rastro tras la noche y su velo.

El viento mueve su fantasmal mano
abismo de huracán herido.

En los sicomoros desnudos
las ultimas hojas  corren perdidas.

ha terminado la pena, el orgullo, 
la desazón  del reproche,
 pájaros agoreros  cantan
para perderse entre las sombras de la noche.

Nada somos, ante el invisible enemigo
 pupilas perdidas que fueron las ventanas de alegría.

¡Oh bocas silenciosas!

miradas perdidas 
con el misterio elocuente de la incertidumbre 

somos eso,
suspiros fantasmas, ciudades destinas al olvido
funebre luz que se desvanece.

Se ve venir la muerte
empuñando silencios rotos
 sobre su huesuda mano.

nadie supo la hora
que existió en efímera concordancia.

nadie habla de aquel pecho 
lleno de amor engarzado 
con el verde laurel y su aurea vencedora.

fervientes utopias que mueren en fugaces panaceas
si vienes oh muerte a mi alma pecadora
yo te grito amante genocida:

Yo amé, y tuve por mentor la vida
 odie santamente, como tantas veces bese,
huérfano hoy de todo.

Vacuo voy ante esta odisea;
antes que mi voz sea vencida,
silencio...  si vienes a mi,
 ¡bienvenida seas!

Autor: Hilario Esteban Lopez©




sábado, 14 de marzo de 2020

"ME EQUIVOQUE"

ME EQUIVOQUE
Sí, me equivoque,
fue bajo la penumbra oscilante de tus ojos
que navego mi juventud de amor vencida,
fue el ishco moral que lucho
contra la plebe 
sin tocar el ufano cantar de nuestras almas,
fui cenobita que hincaba rodilla, en la tarde,
tan solo para besar
el pan sagrado de tu cuerpo;
de madrugada subyugábame esos joyeles blondos
que no pudiera nombrar 
respetando la inocencia de las mozas.

tuve sed, como el ciervo afanoso buscando
entre las piedras,
bajo tu cintura equivocábame 
en el pozo rosado del deseo;
y quizá , solo quizá
el torpe amante se olvido del mundo
haciendo de su guarida, tu boca
tu pelo, tus manos, tu pecho.
¡nada supero la ola de tu cuerpo!
nada amo tanto, 
sino a tí.

Me equivoque, 
sí,
en vez de abrir la puerta para que te marcharas,
cerré la puerta del alma, contigo en mi corazón...
y soy feliz.

Autor :Hilario Esteban Lopez©

sábado, 7 de marzo de 2020

"SIEMPRE SE AMARÁ"

"SIEMPRE SE AMARÁ"


¡Ah! señal hambrienta de la boca
el corazón renegado,
las manos inoportunas escapadas
en los abismos de los verbos 
que no se acoplan;
franco deseo de lo prohibido
y el acre sabor del que retorna vacío.

Sucumbe el arpa de la voz
al llegar el viento a bocanas
como la caricia de un beso frio
la palabra que no llena
los ojos que se cierran de hastío.

Resta amar siempre,
 el mármol monumento del alma pretérita;
acumular esos lingotes de oro
de horas taciturnas
en el pecho que aun respira.

Autor: Hilario Esteban Lopez©

domingo, 23 de febrero de 2020

"DIARIO"


"ABEJA"


El ruido locomotor

las azules pantallas de neon abrumador,
los torpes conductores alucinantes
las ultimas parejas flagelas del vicio
en el hipnotico soporte del extasis
la ebria oscuridad caia desleal
era la hora del record nocturno
el són de desvelo en los temerarios ojos de Emos 
con playeras negras y las enchapadas huesos 
en los pechos
augurio perplejo como un fatuo gesto de sobriedad.

Eran las dos de la madrugada
la chaqueta de cuero de racha enguatada 
mis nudillos frios como los metales en las paradas de buses
empuñe mi mano, llevándola a mi boca
para engañarme que calentaba mi cuerpo 
con el suave huelgo de mis pulmones.
mi cabeza rasa se me podría de frio,
torcí  mis labios a manera de una sonrisa
mueca de un destello en la memoria,
aquella chica de piel sandalo,
ojos cafe claro
aun sonreía en mi mente,
jalados a manera de gestos Nipones, por la risa.
Su boca minúscula , sus labios delgados,
el triangulo equilátero de perfección en su rostro, 
invertido;
ojos alineados con sus orejas 
para cerrar con su labio inferior con aire sensual
de esos que aflojan la baba de cualquier hombre 
recordaba perfectamente sin esperar sus labios
como pétalos de flor en botón en la mañana,
había quedado inerme cuando pronuncio:


Y usted?

que se habia Hecho?
siento que ya dias no lo veía,
se fue de vacaciones? 
que me trajo?
algún ...?


La tarde anterior

había abierto la pesada puerta del restaurante 
en el centro de la ciudad
el olor en el ambiente, despertaba las tripas que saltaban en mi estómago,
el gentio arrobado en sus celulares en el mesa de bar
parejas comiendo juntas, ausentas ellas mismas en los fosforescentes pads
tenia que hacer fila, era el ultimo de unos quince frente a mi,
para ahorrar espacio suelen los negocios 
llevar las filas en dobles S
yo estaba en la curva ,
le ví desde el otro lado, de la esquina opuesta,
sus manos se movían con presteza
en el teclado, de la caja registradora;
que privilegio el de esas teclas 
cuando las acariciaban la punta de sus dedos 
su cara esbelta, su pelo castaño ajustado con una cola
hecha a prisa, sin ceremonias, ni elogios;
blusa negra, con el logo en la vicera, pantalon azul marino oscuro;
varias ocasiones hacia que la habia observado
sin siquiera sentirme preso de cualquier atracción.


Ese dia fue diferente,

su matiz sandalo en la piel
el reflejo del sol en los parabrisas del los carros 
afuera en la avenida
golpeaban esporádicos en su cara 
a través de las paredes de vidrio,
le hacían clarear las pupilas;
su actitud presta, dedicada a su trabajo,
le asalto de costumbre ese hoyuelo en la mejilla
ah! que gracia fortuita, cuando sonreía 
qué detalle del creador en su cara!
le clave la mirada
un dejo de cobardía, corrió a través de mi,
sus pestañas alargadas y su matiz en sus párpados;
los clientes de todas las edades
se dedicaban simplemente al oficio.
Mordia su labio con frecuencia,
como para asustar el tedio
dejando ese labio rosado 
verdaderamente húmedo 
exageradamente, 
la saliva como un barniz hecho de cristal,
lascivo a mis ojos.
llevaba un arete de plata en la oreja izquierda
como una pupila minúscula que me observaba
bien merecida tenia esa gracia,
sus orejas normalmente hecho de pétalos 
y desde el lóbulo donde empezaba su mandíbula
moldeado durazno   hecho de pluma,
el rictus pronunciado fabricado por escultoras artistas;
un vago embate común de amistad se escondía en su semblante,
el aire de una mueca risa asiática,
en su seriedad subita, 
quedaban sus ojos abiertos interrogando sin preguntar.


Se percato que le observaba 

hizo un gesto, esos de los que suelen hacer los ojos fijos
que reposan sin observar realmente lo  que se tiene frente a ellos,
mas alla la mirada extendida, con fingimiento de reojo, de soslayo,
había dádose cuenta que le miraba
pero no hizo intento alguno de cambiar la dirección de su mirada,
suspendida habia quedádose su mirada en la nada,
como esperando que le desprendiera la mia.


Me perdi en el vitro para pedir mi comida

mientras cambiaba de puesto 
acercándome a ella,
Ella hacia escarnio altivo como una diosa femenil,
llevaba enclavado un tatuaje en su muñeca
el azul lacerador vivía de una tinta vivia en su carne
a manera de alambre de puas
y un corazón minúsculo cerraba 
ese circulo tatuado en su muñeca derecha,
sus dos manos se apresuraron a tomar 
mi bandeja de carton recyclable llena de comida
y nuevamente estuve frente a ella .


Se detuvo el tiempo 

slow motion! 
gritaron los segundos;

brotaron los lirios, y como un nardo de perfume
se acaricio en su pelo
el jilgero de su risa llamo a la meditación
y tuve celos de todas los ojos que le veían
el nacar de sus pupilas brillaron 
como brillan las estrellas en una noche de luna,
como quien deshonra lo sagrado
le herí con la mirada
 y sonrió
cual Venus elevada al firmamento,
me basto su voz menuda
su sonrisa coqueta,
vertigo y luz.

Se afano torcazmente  por esconder ante mis ojos
el efusivo rasgo de una pena innata  
que poseen las actitudes, 
cuando saben que se les ha intuido
sin pronunciar el hecho.
No pude borrar ese minuto eterno en el tiempo.

Eran las 2:15 de la madrugada 
cuando en los semáforos de la boulevard,
me abri paso en el carril de peatones,
el humo abrumador que despertaban los muertos de nicotina,
la noche cabalgaba sobre mis párpados 
perdido en la jungla de las tinieblas 
me escapaba calle abajo,
para llegar perezoso a la puerta de mi apartamento,
la luz brillaba,
el ruido del cerrojo abríase de golpe,
como de golpe percaté que no le olvidaba;
vivía en mi mente,
éramos dos caras diferentes.
Yo le imagina descansar a ella en su almohada
repleta de besos, de angelicales labios;
yo reliquia de un orate abandonado a la soledad
rezaba mis últimas homilias 
el ultimo punto dejábase caer presto desde mi teclado
monologo itinerante de mi alma
acariciado por las tinieblas de la noche.

En la persiana frente ami escritorio
una abeja trasnochadora, había golpeado el vidrio
haciéndome despertar de mi letargo,
hacia frio afuera, de esos que rajan los labios,
rechino mi sillón, me encamine hacia la ventana
levante y sople hacia la alfombra
el calor del cuarto le devolvió la vida 
como el calor de un recuerdo, hacia vivir al poeta.


Eran las 3:18 de la madrugada

y susurraba la noche
y la bestia  de la ciudad dormía,
dormitaba mi alma bajo el amparo de una flor 
hecha de sueño y recuerdo.

Autor: Hilario Esteban Lopez©










jueves, 13 de febrero de 2020

"RELIGIÓN"

RELIGIÓN

Un ardiente insomnio
como los que duermen con hambre, 
vive dentro de mi.
el aullido de una fiera 
con su mascara de tiempo me persigue.

descalzo siento la escabrosa vereda  
que han pisado los Hercules del amor
amando rebeldes, 
a su amada.

Yo nunca supe que los poetas,
eran amantes de un silencio roto,
voces clandestinas prostituidas al viento,
que abren sus alas como pájaros agoreros
y que la noche melancólica
cae como gladiadora en sus gargantas,
incisiva como filo de una espada.

Pero sí, si supe de musas 
por rimas Lorcas adoradas,
de apócrifos cantares a sus pies;
nunca percate ser mudo testigo,
que el verso inexpugnable 
en mi lengua se atrincherará.

El amor, contigo, no fue amor,
tu boca , tu cuerpo, tu voz,
el monasterio angelical de tu alma
para mí, 
profano verso; 
para mi boca inculta , 
tu nombre, fue devoción;
 tu ardorosa piel para mis labios, fue vicio;
para mi poema, fuiste y serás 
mi intrinseca religión.

Autor: Hilario Esteban Lopez©





martes, 11 de febrero de 2020

"EFÍMERA"



EFÍMERA
Eres el singular poema para mis labios,
la luz que despiertan mis sentidos,
pero también la sombra 
que persigue mi cuerpo,
mas aun la que traspasa 
mi corazón enamorado.

A veces como un hastío de pereza
mis palabras van forjándose 
en el punto en que muere la noche,
las inmensas sombras que trepan las sabanas
saltan asustadas,
dejando solo el olor tuído de la madrugada.

Y me besa el dia
sacudiendo el insomnio,
con su boca alba
como una gardenia evolutiva  
hasta que  muere la tarde.

Los inermes matices de una ciudad 
raida de lujuria,
no borran el recuerdo,
las esporádicas flores que crecen,
entre las cizas de los mármoles 
arguyen que el amor  también crece
donde no debe.

Y me duele enterrar el beso aquel
disipado por el tiempo;
ponerle punto al punto, 
sin esperar otro en  suspensivo,
atarme de pies y manos
y tirarme al vacuo imperio de la nada,
sin recordarte.

La vida es un cantaro roto
donde el agua pasa por las grietas del dia,
árido terrón, la hora,
que hacen florecer tus risas,
por las gotas prófugas, caídas.

Tal vez mi debilidad innata 
como una fuerte inercia me atrae
a lo que no debo amar,
a lo que debo imperante olvidar;

si el cuestionable error suscito 
¡oh efímera amada! como en todo poema,
léeme lo que aun no he escrito.

Autor: Hilario Esteban Lopez©