Translate

domingo, 18 de febrero de 2018

"NICOTINA"



"NICOTINA"

Allí sobre la sombria boulevard 
el anden renegado
plinto de  pentagramas;
una  escultura de talla Dianesca,
pelo largo curvado,
matiz de miel pulida 
a temperatura ambiente en la noche,
bajo sus párpados gemelos
dos engaste de perla avellanos.

En su comisura un mirlo
pícaro de gesto convulso
desperto en mí, 
lascivo enjambre de deseo,
no el morbido bestial de animales,
sino el sereno calambre de taquicardias repetidas;
como de beatitud, un rayo profugo de sol
hería lento entre las altas moles
riscos bravos de rascacielos
y brilló ella, tal brilla un diamante en una noche de luna.

Sus labios rojos de amapola
se abrieron minúsculos, lentos, 
para soportar el delgado cuerpo de un cigarrillo
y sentí una súbita pesadez en el pecho,
una exudación de saliva, 
que se volvia agua sobre mi lengua,
y confundia el rojo, con el amarillo.

Yo odiaba la Nicotina de tercera mano,
pero ese día, deseé como una copa de plata
sus labios sobre los mios 
tragarme el humo directo desde sus bronquios
tolerar el cancer de amor,
chupar su lengua, hablar su gramática,
terminar tonto, como un pájaro  que golpea 
el vidrio de las persianas.

Clavo sus ojos en mis pupilas
súbita, cual ave graciosa sobre el rio,
cruzo la calle, apeteció el aire acariciar su ola frenética
sobre el albo talle de su vestido;
en su diestra mano, 
como una santiguacion entre sus dedos,
sostenía febril la muerte.

¡Pero que dedos de ambar
piel que en su delicada cascara
durazno de oro deslumbraba;
su libre mano, recogió el edredón de su pelo,
hinco su boca, 
como un éter sentí  paso su cuerpo
sigiloso cerca del mío
irirasion azulosa al expeler la última bocanada.

Y tuvo mi alma por plegaria, ¡seguirle!
grito mi carne y corazón  A capella, 
¡ámala!
¡Ay su perfume  almibar!
cerre mis ojos, no quise verla  pasar.


Del otro lado de la boulevard 
de soslayo hizo una mueca arrepentida
pícara, intuitiva, indecente,
como quien en un laud oculta su pecado,
sonrió 
y entre tanta gente,

se perdió . 


Autor Hilario de Jesus Esteban Lopez©
2014

Publicar un comentario