Translate

domingo, 19 de agosto de 2018

¡ADIOS!

¡ADIOS!
(date:  IV, MMXIII)
                                                                   aunque no haya mas voz en mi boca
                                                    y sea exterminado el ultimo poeta de la tierra
                                                                           aunque no haya rosa en el rosal
                                                                           o los peces encallen en el arenal.
                                                                 Hasta que la ultima hoja desaparezca
                                                                         y  los bosques expiren  desolados
                                                                                              y no haya  mas fruta
                                                                                       ni mas grano en el trigal...

                                                                                   ...yo siempre te amaré!


Las sombras negras de la tristeza 
se adhieren como escamas rotas en la noche;
hiere el día  que parece eterno;
en los crepúsculos de la tarde
espero tus pasos ávidos
y cada minuto ansío tu voz;
vivir  encarcela,  dormir es epitafio,
el suicidio  del amor carcome mi corazón
y un almíbar cicútico  se apodera en mi paladar.

hoy, tal vez estarás sobre el telar egipcio
y tu nupcia sea  entre nubes,
beberás otro salitrico perfume,
te embriagaras de amor
hasta que la ostra de tu regazo rebose;
¿tal vez?  
tal vez en tu limbo el relámpago de mi recuerdo
pase por tu frente y un palpitar detenga el eros de tu cuerpo
en el segundo de la vida.

Estaré lejos de tus labios;
lejos de ti;
lejos de tórtolas de cuerpo,
lejos de la piel morena de tus pies ,
lejos añorando ser el manantial de tu boca;
y esa rosa  morena y tierna de tu jardín
que fue el regalo de oro entre mis manos,
florecerá junto al rio.

¡Pero aun te amo!
Aun te amo.

!Aun!
en el agrio suspiro de mi olvido.
y si la muerte encaminara sus pasos hacia mi
llevaría en sus alas el bagazo insabore de mis huesos rotos
y un corazón herido sin vida.
nada que ansiar;
nada que devorar;
solo amor y olvido.

Amor,
 hoy el abismo de mis ojos dormitan,
no de sueño,
  sino de nostalgia,
yo diría ahogados por el llanto lúgubre de un suspiro.

Es que el amor cuando nos abraza y nos envuelve,
nos vuelve esclavos, enfermos y locos;
he aprendido a llorar con una sonrisa,
en un verso y en una oración.

Me podrás lapidar siete veces,
y siete veces renaceré para amarte.
Negar las lagrimas a mis ojos
es quitar el alma al verso.
y si en este mar de letras inconclusas
tus ojos volaran un día
dando vida a tu alma,
y la chispa de tu recuerdo  revele mi nombre a tu mente.

Recuerda, 
recuerda que bebí de ti
tus besos apasionados,
el amor jurado de tus labios,
el gemir ebrio de tu regazo,
el perdido mirar de tus pupilas
cuando el volcán de tu cuerpo
era lava ardiente.

Pero ya estamos lejos,
y el tramonto entro sin previo aviso
y la noche que  para mi es eterna 
ya amenaza una  vez más.

¡Adiós!
 adiós te diré con las últimas fuerzas gorjeas de mi  alma,
te dejo,
 te dejo mi monologo prueba que he faltado,
huella escrita de mi amor desfalleciente
y las ultimas palabras omegas de mi boca:

¡Confieso que te he amado!

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez©
(a manera de despedida)
abril 2013



Publicar un comentario